Sitios de Interés

Abaetxe Jatetxea-Abaetxea: De las construcciones rurales tradicionales más destacadas, con su escudo de armas, y el que, en su tiempo, fue la casa de los entonces dueños de los caseríos y terrenos de Bedaio. Actualmente, rehabilitado, ha sido un agroturismo, pero desde el año 2010 funciona como restaurante. Está abierto los fines de semana y festivos.

Teléfono: 943 65 02 34

Móvil: 630 11 42 15

Nagusi Etxea

 

- Zugasti Barrena: Caserío que mantiene intactos sus entramados de madera y cierres de tablazón. En Bedaio, junto con el caserío “Sarobe Berri”, fue uno de los que primero se construyó.

- Gurbil Haundi: Ha sido catalogado como el caserío más grande de Guipúzcoa. A parte de su Gurbil Haundigrandeza, su patio central también tiene su encanto. Se cuenta que Gurbil Haundi fue construido para usarla como cárcel; durante la Guerra Carlista (como era un paso estratégico entre Gipuzkoa y Navarra) fue un cuartel, usando el patio como establo para los caballos.

- Zarate Lepoa: Si seguimos la antigua calzada que transcurre por el caserío Gurbil Haundi, llegaremos al collado de Zarate que limita con Navarra y ahí podremos ver las ruinas de la que fue la morada de los Mikeletes.

- Errota (Molino): No se sabe exactamente en qué año fue construido, aunque en los documentos históricos se menciona la existencia de un molino en el año 1544. Hoy en día el molino está reformado y en funcionamiento. Está formado de dos piedras que se mueven con la fuerza del agua.Errota

- La parroquia de la Natividad de Nuestra Señora: Un edificio pequeño en el que se aprecian sucesivas fases de construcción, con una pequeña torre de sillería, constituye la seña de identidad del barrio.

- Entre el valle y la cima de Otsabio-Zárate, se sitúan el dolmen de Añi y el túmulo de Pagohaundi, que ofrece sugerentes interpretaciones.

- El monte Balerdi está al norte de la cordillera llamado “Malloak” en Aralar. Por eso, Balerdi es también conocido como “Mallo Zaharra”(Prado Viejo).

La cima del monte Balerdi (1.179m) es una de las más pisadas por los montañeros Guipuzcoanos. Para subir ahí pasando por Artubi hay que atravesar una cima afilada, insuperable para los que tengan vértigo. Al llegar a la cima podremos ver a los buitres pardos que anidan en los agujeros de la cumbre; en cambio, si miramos hacia atrás veremos los hayedos de las faldas costaneras del monte. En estos hayedos viven las rapaces que sobrevuelan los verdes valles de Navarra y Guipúzcoa.